martes, 2 de agosto de 2011

La deuda y los especuladores, al ataque o a la defensiva

Hoy es día de indignación y de prima de riesgo alta y como tal vuelve al "calendabro" toda esa retórica vaga y difusa que acusa a "los mercados" (otro ente ambiguo) de "atacar" (cabrones!!) a los bondadosos políticos que gastaban tranquilamente el dinero de los demás hasta que vinieron a molestarles los malvadísimos especuladores.

Utilicemos la comparación con un cliente de un banco. Supongamos que tenéis un banco y prestáis dinero a la gente, todos vuestros clientes son excelentes y les cobráis un 1%. De repente, veis que uno de ellos os pide más financiación y que lo hace para pagarse unas obras faraónicas en su terraza que, pueden poner en peligro sus finanzas, obviamente, como es más probable que este cliente no os pague (y por lo tanto perdáis vuestra inversión), le subís el precio al 2%; entre otras cosas porque para prestar al 1%, le prestáis a vuestros otros clientes que tienen una mejor calidad y una menor probabilidad de default (es decir, mejor rating)

De todas formas, vuestro cliente sigue gastando y con su sueldo de funcionario tipo B decide comprarse un Ferrari, dudais, pero le prestáis, a un precio algo mayor, ya que vuestro análisis indica que su rating se ha deteriorado. El Ferrari le supone tantos gastos que necesita pedir prestado continuamente para repagar sus deudas, empeorando su rating más y más (y subiendo su precio); hasta que llega un momento que le decís que o reduce sus gastos o no le podéis prestar más. Su situación no es irreconducible porque con su salario fijo de funcionario puede dejar de gastar y, en breve solventaría su situación, si bien, este cliente sigue con su nivel de vida por encima de sus posibilidades y acusa al colectivo bancario de atacarle.


Pues bien, como se ha mostrado, el "ataque" de "los mercados" a los estados no es más que no prestarles dinero a los "bondadosos políticos" para que lo puedan seguir dilapidando. Es por ello que todos los que no hemos comprado bonos de Portugal, Grecia, España... Somos imputables por delito de "ataque* financiero". Nosotros, el mercado... cualquier cosa menos negar el auténtico problema que no es otro que el excesivo tamaño que han adquirido los sectores públicos, en especial en nuestro país. Recordemos el "ahora ha llegado la hora de lo público" que proclamaba ZP al comienzo de esta legislatura, pues lo público ha llegado y no tenemos con qué pagarlo.


*Sí hay una acepción de ataque que nos valdría aquí y es que en Cuba "ataque" significa "abordar a alguien para pedirle algo, especialmente dinero" eso sí es un ataque, pero ahí quienes atacan son los estados...

No hay comentarios:

Publicar un comentario